Sunday, November 28, 2010

Amedeo Avogadro por Janice Santiago

Amedeo Avogadro:
Vida, Obra y  Aportaciones

La ciencia puede considerarse como un conocimiento racional, exacto y verificable.   Por medio de la investigación científica, el hombre ha alcanzado una reconstrucción conceptual del mundo que es cada vez más amplia, profunda y exacta.  Muchos hombres, a lo largo de la historia, han dejado huellas en el amplio mundo de la investigación científica y han sido reconocidos.  En cambio otros no han recibido todos los méritos que se merecen.  En la historia de la Ciencia, Amedeo Avogadro constituye un ejemplo de cómo un trabajo científico de suma importancia puede no ser reconocido, ser ocultado y luego olvidado durante muchos años.

Amedeo Avogadro: Nacimiento, Vida y Estudios

Amedeo Avogadro, hijo del magistrado Filippo y Anna Vercellone di Biella, nació el 9 de agosto de 1776 en Turín, Italia.   Amedeo Avogadro, comenzó sus estudios en Filosofía graduándose en 1789. Siguiendo los pasos de su padre, obtiene una licenciatura en derecho canónico (Helmenstine).  En el 1796, obtiene el nombramiento de doctor en la ley eclesiástica, que le permite desempeñarse en el Ufficio dei poveri y posteriormente en la Avvocatura generale.  Al joven Avogadro lo que le gusta en realidad era el campo de las Ciencias y muy particularmente los estudios de la Física y Matemáticas, enriquecidos por las innovaciones de la época.  Años más tarde, su pasión por la Física y Matemáticas lo llevan a cursar estudios científicos.  En 1806, tras un periodo de cinco años de estudio, fue nombrado profesor auxiliar en el Regio Collegio delle Province de Turín.  Pocos años después, ejerce como profesor de Física y Matemáticas en el Colegio de Vercelli, labor que desempeñó hasta 1819. Avogadro se desempeñó también como director de la primera cátedra de Física sublime que luego tuvo que abandonar a raíz de los movimientos revolucionarios.  Debido a sus grandes méritos científicos, en 1834 Avogadro recupera su puesto, puesto que ocupa hasta 1850 cuando cede la docencia a su discípulo Felice Chi. 
Amedeo Avogadro era considerado por muchos como un hombre de temple excepcional, de férrea voluntad y extraordinaria capacidad de dedicación al trabajo.  Este gran científico consolidaba y corroboraba su cultura científica con un vasto conocimiento de las letras, la Filosofía y los tratados jurídicos.  Avogadro dividía su tiempo entre el estudio, la docencia y su familia.  Este gran científico, se encontraba siempre dispuesto a la confrontación, y manifestaba asimismo una particular sensibilidad por la formación científica de los jóvenes estudiantes que le eran recomendados.

Amedeo Avogadro: Carrera Científica y Área de Investigación

La carrera  científica de Avogadro es una carrera muy amplia y de muchos éxitos.  La carrera científica de Avogadro se encuentra íntimamente ligada a los estudios sobre la electricidad realizados por Volta.  Entre 1806 y 1807 el químico turinés publicó una memoria sobre los cuerpos aislantes. Avogadro admitió en dicho escrito, que en dichos cuerpos se generan alternadamente estados moleculares positivos y negativos que acaban volviéndose neutros.  Dedujo, además, que todos los fenómenos eléctricos pueden resumirse en fenómenos químicos.  De ahí en adelante, sus trabajos investigativos fueron dirigidos hacia la Química.  Avogadro se interesó también por el concepto de la acidez y basicidad de las sustancias, describiendo así los hidrácidos: ácidos sin oxígeno.  Además, este gran químico diseñó la primera tabla de potenciales electroquímicos de los elementos, distribuyendo los ya conocidos en una sucesión en cuyos extremos se encontraban respectivamente los elementos más electronegativos y los mas electropositivos. Como hemos visto de un gran físico, Avogadro se convirtió en un gran químico. Con sus trabajos desarrolla aun más la investigación en el área de la química y logra grande avances en este campo.

Amedeo Avogadro: Contribución al Campo y Estudio de la Química

Para muchos investigadores y estudiosos, los años comprendidos entre 1800 y 1811 fueron sumamente fecundos para la Química y la Ciencia en general impactando al mundo.  Tales progresos se deben al análisis de las obras de varios científicos, como por ejemplo Lavoisier, John Dalton, Joseph Louis Gay-Lussac y Volta, por parte de Avogadro.  Partiendo del análisis de los datos experimentales obtenidos por estos científicos, aparentemente contradictorios, Amedeo Avogadro logra formular su brillante hipótesis.  El panorama en donde se enmarcaba la actividad del químico turinés era un panorama conceptual variado y científicamente estimulante.  Las dificultades suscitadas por los experimentos de  Lavoisier, John Dalton, Joseph Louis Gay-Lussac fueron superadas en forma bastante simple por el brillante químico italiano Amedeo Avogadro.  Amedeo basándose en una intuición, concibió que los gases no estaban constituidos por un solo orden de partículas sino dos.  Así pues, resultaba que todos los gases estaban constituidos por moléculas, constituidas por moléculas elementales o átomos.  Estas dos suposiciones llevan a Avogadro a formular en 1811 una hipótesis,  que luego se convirtió en una ley que  lleva su nombre: Ley de Avogadro (Alfonseca 1996).  La Ley de Avogadro afirma que dos volúmenes iguales de gases diferentes, contienen el mismo número de moléculas si sus condiciones de temperatura y presión son iguales.  El valor de este número de moléculas, llamado número de Avogadro, es aproximadamente 6.023 x 1023.  De esta ley se deriva una inmediata aplicación práctica, por medio de esta ley se puede determinar las masas moleculares y atómicas relativas de las diversas sustancias en estado gaseoso.  Este gran investigador y científico, abocado al estudio de las reacciones en el estado gaseoso, logra también definir el concepto de equivalencia de los átomos.
Ley de Avogadro
"Volúmenes iguales de distintas sustancias gaseosas, medidos en las mismas condiciones de presión y temperatura, contienen el mismo número de partículas"
En este ejemplo se comprueba experimentalmente se comprueba que un volumen de hidrógeno reacciona con un volumen de cloro para dar dos volúmenes de ácido clorhídrico.  Según lo establecido en la ley de Avogadro, en cada volumen unidad (de cloro y de hidrógeno) habrá un mismo y determinado número de moléculas.

Amedeo Avogadro: Impacto Global de sus Estudios

La gran obra científica de Avogadro no se limita solo a la teoría molecular, sino que realizó contribuciones sumamente importantes a los estudios de la electroquímica y problemas estrictamente físicos como la capilaridad, viscosidad y tensión de vapor.  Avogadro estudió el estado sólido y el estado líquido así como el comportamiento de las soluciones de sólido en líquido y viceversa.  Además estudió la constitución molecular del carbono así como las relaciones existentes entre las propiedades físicas y químicas de los gases.  Las contribuciones y pruebas hechas por Avogadro para apoyar su teoría, no les parecieron suficientes a los químicos de la época.  La comunidad científica no dio una acogida entusiasta a sus teorías, y sus hipótesis no fueron aceptadas.  Los químicos de la época no reconocieron el gran trabajo de Amedeo Avogadro.  Con el pasar del tiempo, se fueron acumulando muchos datos experimentales, pero según lo químicos de la época,  faltaba una teoría adecuada que los reuniera en una visión unificadora.  Fue entonces cuando algunos científicos, como por ejemplo Carl Weltzein, Charles Wurtz y Kékulu, convocaron a un congreso.  El 3 de septiembre de 1860 se llevó a cabo el primer congreso de la Química en donde Stanislao Cannizzaro defiende la hipótesis de Avogadro.  Es en esta ocasión oportuna y prestigiosa,  gracias al desempeño de otro científico italiano: Stanislao Cannizzaro, se dio el merecido reconocimiento al trabajo de Amedeo Avogadro.
 Avogadro ha sido considerado como un poeta de la Ciencia.  Su carácter reservado, su humildad y desempeño en el campo de las Ciencias coinciden con tal consideración. La hipótesis que generalmente se asocia con su nombre le ha otorgado un lugar destacado en la memoria de la comunidad científica y su nombre aparece en la mayoría de los manuales elementales de física y química como uno de los autores más importantes del siglo XIX.   Amedeo Avogadro ha sido considerado como uno de los grandes hombres que con su apasionada imaginación, sus sueños y su saber, han contribuido con el progreso de los conocimientos científicos.   Amedeo Avogadro, sin duda alguna, es una de las figuras más conocidas de la historia de la química.  

Referencias

1.       Alfonseca, M. (1996). Amedeo Avogadro. In M. Alfonseca, Diccionario Espasa 1.000 Grandes Científicos (pp. 27-28). Madrid: Espasa Calpe.

2.       Coulston, C. Avogadro Amedeo. In C. Coulston, Dictionary of Scientific Biography (pp. 343-350). New York: Charles Scribner’s. 

3.       Helmenstine, A. (n.d). About.com: Chemistry. Retrieved October 16, 2010, from Amedeo Avogadro Biography: http://chemistry.about.com/od/famouschemists/a/Avogadro.htm

1 comment:

Rocio said...

Todo lo vinculado con las materias exactas me fue y me va bien en cambio con las materias humanísticas me cuesta mucho. Disfruto bastante de aprender quimica y en general es mi materia favorita